Son tantas las ideas, y tan pocas palabras. Que el resultado de lo que siento se puede resumir a lo que veras en este blog. No me despido sin antes advertirte que lo que escribo es un reflejo de mi alma y de mi mente, pero créeme las anteriores juntas no son una muy buena combinación. -Nyctophilico.

jueves, 4 de agosto de 2016

El asesino

17:54:00 Posted by Jendry Lugworld 2 comments
Parte de una novela que escribí hace 2 años xd.




Gire la manilla de la puerta y entre lentamente, doble mi mano a la derecha sujetando una linterna y a la vez sirviéndome de apoyo al colocar la otra mano con la cual sujetaba la pistola, gire en todas direcciones  observe lo poco que se notaba en aquella tétrica recamara y solo había un espejo en el medio de ella, y frente a el un mecedor di unos pasos más, y continué con mi búsqueda  mi objetivo Era encontrar al psicópata que había matado a 18 personas, incluyendo a niños, y mujeres. No entraba en mi mente como se le podía llamar “humano” a un monstruo como este, pero entonces recuerdo que esa es nuestra naturaleza y que todos los humanos somos monstruos sin aviso alguno un relámpago ilumino toda la habitación por unos segundos vi una sombras detrás de mí, gire casi que por instinto y antes de disparar un nuevo relámpago dejo la habitación resplandeciente permitiéndome ver un poco más, al entrar en completa oscuridad, mi linterna cayó al piso, y mis pupilas se dilataban cada vez más, los latidos de mi corazón aceleraban cada segundo, gotas de transpiración recorrían mi cuerpo. Lo que estaba observando no podía ser posible, El asesino serial, la sombra, el cazador de las vegas, estaba justo frente a mí.


 Reflejado en el espejo, el asesino era yo. Todos mis años de investigación  eran absurdos, yo era mi propio sospechoso  e hice creer a todo el FBI  que el asesino era mi padre, al cual seguí a esta casa... Corrección a mi difunto padre, mañana quizás sea encontrado en el centro de la casa ahorcado, ¡por supuesto que no fui yo! Bueno eso hasta que se demuestre lo contrario

 Mi trabajo aquí está hecho, ahora solo me falta tú-Le susurro al espejo, bueno a su reflejo en el. Levanto la mano lentamente y poso el cañón de la pistola justo en medio de su cabeza, contó hasta dos y entonces despertó. 

Todo estaba totalmente blanco, apenas y se diferenciaba la paredes con la puerta, mi traje se camuflaba con el entorno. Y una hermosa enfermera de ojos y cabello negro se acercaba con una inyección llena de morfina.